El sorprendente éxito de la coalición política del presidente Mauricio Macri en las principales provincias argentinas en unas elecciones primarias, ha fortalecido su posición en el voto legislativo de mitad de período de octubre y dio un impulso a sus reformas económicas pro-empresariales.

La elección primaria del 13 de agosto sirvió como referéndum sobre la administración del Presidente Macri y Cambiemos, su coalición gobernante en el Congreso. Como una instantánea de las intenciones de voto de octubre, Cambiemos fortaleció su posición a nivel nacional, ganando en 11 de los 24 distritos.

El ejemplo más claro se evidenció en la Provincia de Buenos Aires, que enfrentó a Esteban Bullrich contra la ex presidenta Cristina Kirchner. Se esperaba que la Sra. Kirchner derrotara a Esteban Bullrich, el candidato de la actual coalición presidencial. Sin embargo, Bullrich virtualmente empató a Kirchner en la carrera del Senado que se considera como una victoria importante para Macri. Incluso si descarta las acusaciones de corrupción como motivadas políticamente.

Un segundo puesto aún le otorgaría a la Sra. Kirchner, un escaño en el Senado, que daría inmunidad de arresto, aunque no de juicio. Bajo el sistema electoral de Argentina, el partido ganador en cada carrera en el Senado obtiene dos de los tres escaños de la provincia, y el resto del asiento va a la segunda posición.

A corto plazo, los mercados de acciones y divisas de Argentina se vieron reforzados el 14 de agosto por el positivo desempeño de la coalición de Macri. Esos resultados tienen que ser confirmados ahora en octubre.